Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
21 junio 2013 5 21 /06 /junio /2013 21:19

            FELIZ-CUMPLEANOS.-copia-2.jpgComo Rafael Montesinos, hoy vuelve la memoria a recorrer su camino más corto para herirme, para reabrir la herida del tiempo y volver a postrarme ante su poder. Retomo la senda brumosa de la lóngeva edad, esa trocha que rodea el río de la vida y revierte, en lo más hondo del alma, las antiguas imágenes que nos provocan la nostalgia por aquel tiempo, donde la dicha era dueña del corazón.               

            Vuelve a suceder, y no hay fuerza capaz de enfrentarse y vencerle. Vuelve la fuerza de la sangre a imponer su ley, bajo este cielo turquesa que comienza a diluirse, a descomponerse en el horizonte, en esta visión que conmueve y revuelve los sentidos. Vuelve el tiempo a insinuárseme, a sugerirme, a provocarme, a guiar mi mano hasta conseguir que las palabras vuelvan a entonar el mejor de los himnos, el aria de la mejor ópera jamás concebida.

            Vuelven los sentidos a florecer, a volverse locos cuando se cruzan con los ojos que inquietan y deserenan los labios cuando son capaces de pronunciar su nombre. No hay aptitud en las horas ni mantiene poder para permanecer en quietud, ni existe en el universo maquinaria capaz de conformar engranajes para remover las témporas que discurren en los siglos y quedan aisladas, en los confines del cielo, cuando observan, penetran y surcan la profundidad de su mirada. Es el mismo universo capaz de restituir la vida esta mirada que brilla y reluce en la oscuridad de sus ojos. ¿Qué tendrá de limpia y rotunda que conmueve mi alma?

    Son las horas desandando el camino vertiginosamente, atropellando la linealidad del firmamento, desordenando la materia que eclosiona cuando busco su imagen, cuando hurgo en el cosmos para desbaratar el normal discurrir de los días. Me estoy precipitando al infinito, al borde del confín donde reside el amor, donde se esponjan y crean las lágrimas con la materia argéntea que depositan las estrellas y sus residuos son los que adornan los cielos en las noches de insomnio, cuando se reflejan en el cristal de una ventana un rostro cansado y otro que place y descansa. Rebusco en el sentimiento que me asalta ahora, que asedia y circunda los límites de un abrazo, el suave tacto de una caricia que recorre el firmamento que hay entre mis labios y sus manos, entre sus dedos que flirtean y juegan con el aire, que lo aprisiona y moldea hasta conseguir arabesco que quedan prendidos en el umbral de un balcón.

Como Montesinos evoca la figura paternal y la secuencia de las ausencias más queridas y las presencias del dolor por ello, en uno de los mejores poemas de la literatura contemporánea, hoy desentierro mi esencia paternal, la naturaleza que viene a reponer el sentido de las cosas más bellas, a recuperar la mocedad y serenar el ánimo que impone el amor. Hoy vuelvo a infundir la alegría en mi corazón. Sabes que la luz del amanecer, que los sueños, que las quimeras, que los cuentos, que los besos, que las caricias y las palabras no tienen ningún sentido, que todo es confusión cuando tus ojos están cerrados y nos ocultan la belleza intrínseca que se moldea y crea con el aletear de tu alegría, esa natural sensación que manejas y que configura nuestra existencia.

 

Quiero revertir la nostalgia, transformar los recuerdos en vivencias, recuperar el momento de la pequeñez de unos dedos hablándome y retornar al momento del primer encuentro, de aquel encontronazo que cambió mi vida y restauró el sentido del mundo, cuando el mundo no era más que oscuridad y tinieblas. Llegaste con las claridades del primer día del verano, cuando el sol comenzaba a dorar los campos, a lustrar las calles, a deshacer los silencios en los recovecos de las plazas, a irradiar las fachadas y modelar la cal hasta convertirlas en láminas de oro. Así salí tras el encuentro, viendo tus ojos proyectados en cada sonrisa, en cada gesto, en cada rostro que se cruzaba en mi deambular. Así de feliz fuimos cuando te tuvimos en nuestros brazos, en aquel amanecer, de un día como hoy, que aun seguimos protegiendo, porque es el mejor tesoro con el que nos ha obsequiado Dios. Hoy hace veintisiete años que alumbras con tus ojos nuestras vidas.

Compartir este post

Repost 0
Published by Antonio García Rodríguez
Comenta este artículo

Comentarios

Presentación

  • : El blog de lasevillanuestra.over-blog.es
  • El blog de lasevillanuestra.over-blog.es
  • : Esta es la ventana a la que me asomo cada día. Este es el alfeizar donde me apoyo para ver la ciudad, para disfrutarla, para sentirla, para amarla. Este es mi mirador desde el que pongo mi voz para destacar mis opiniones sobre los problemas de esta Sevilla nuestra
  • Contacto