Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
1 abril 2013 1 01 /04 /abril /2013 01:16

el-cachorro-sevilla-04.jpgAllí donde nace el confín del universo y donde van a morir las estrellas, allá donde tiene aposento el olvido y se mantiene la gran dicha del conocimiento y la sabiduría, donde se acomoda toda la densa sensibilidad del dolor y la alegría, donde se da forma al adobe que generará el alma del hombre y donde perece la noche para servir de lecho al gran Dios, tiene su principio el hálito que da la vida y conmueve el corazín hasta convertirlo en simiente de la existencia, para rehabilitar la vida y regenerar las emociones.

            Allá donde la muerte se presenta de improviso e intenta apoderarse de los sueños, allá donde lanza sus garras la parca y se cree vencedora porque abrasa los sentidos y transgrede el sufrimiento de los padres que se marchan, de los hermanos que nos adelantan en el camino para trazar la trayectoria del paraíso que nos espera, emerge el aliento postrer del Hombre que nos convence para seguir viviendo, para continuar soñando con un mundo mejor, para desasirnos del sufrimiento que conlleva, en los extremos de la hoz que siega la planta de la ilusión, la negra figura de la muerte.

            Allá donde se vence los caminos, donde todo aparece acabar y encontrar un final, donde espera la burla de la muerte, allá donde florecen los cardos que quitan espacios y ciegan los ojos a la contemplación de la belleza que se enrola en el tallo de una rosa, donde se yerguen, febriles y escuálidos, los estertores que anuncian un fin, intentando preservar la falsedad de un triunfo perecedero, momentáneo, fugaz y transitorio de la desolación que se presenta con la muerte, espera el aire renovador de un suspiro que nos da un vigoroso aliento que ofrece sencillez ante la decadencia de los años que nos atropellan y nos envejecen.

            Allá donde las nubes reposan y descansan de su trasiego por el celestial azul, donde fondean los sueños y las ilusiones de los niños que juegan al corro y dan saltos a la piola mientras se cuecen los barros que irán conformando los espacios de una vivienda o cierran los huecos donde yacerán las cansadas manos de viejos alfareros, de menesterosos aprendices de lozas y porcelanas, de finuras que servirán y adornarán mesas, emergerá el brillo de unos ojos que buscan la eternidad en la profundidad del cielo para ponerla a disposición de los que piden y ruegan, de los rezan cantando y cantan rezando desde un balcón de la arteria que recorre la vieja cava de un confín al otro, desde donde nacen las emociones hasta donde se concentran los sentimientos mejores.

            Allá donde parece que la vida acaba, que el aire termina y comienza el ahogo del dolor y de la pena, allí donde entiende que toma posesión la tristeza para ahuecar el alma, allá donde el sofoco se presenta y parece poner fin a la existencia, allá donde la escasez se eterniza por las dificultades de la vida y la vida se muestra más cruda y verdadera, donde su intensidad simula rasgar con cruenta violencia la piel de tus verdades, allá donde perecen las ilusiones y asientan los engaños y las aranas de los malos sentimientos, donde se engarza la mentira con cordeles de insolencias, se hace patente la nobleza que todo lo vence y la fortaleza que todo puede, el poder del que todo los asfixia con el aliento que exhala, con el vigor de la mirada que aparenta perderse en los confines del firmamento y que es mentira porque siempre te encuentra para aliviar tus sofocos, para solventar las dolencias.

            Allí donde habite el dolor y la tristeza se alzará el Dios verdadero, el Señor de la Inocencia, de la valentía y la suprema condición. Allí donde te que creas vencido, caído en la tierra y sometido, aparecerán el vigor de sus manos abiertas para auxiliarte y si acaso te vieres sin el aire necesario para continuar el camino, para deshacer el truculento sendero del olvido, estarán sus labios abiertos al socorro y al auxilio. Solo has de seguir el hálito de vigor del Cristo del Cachorro, buscar por el Zurraque el reguero del amor, la fuente de la pasión que tiene su origen en el Único Dios verdadero, el que nace a la vida muriendo. Dios de los brazos abiertos, Dios de los sueños despiertos, Dios que promete paraísos a los que vuelven corriendo por la calle Castilla, gritando a los cuatro vientos, que han visto a Dios Expirando y han sentido su aliento rasgando los velos del tiempo, del dolor y la nostalgia para instalar el amor del Único Dios Verdadero.

Compartir este post

Repost 0
Published by Antonio García Rodríguez
Comenta este artículo

Comentarios

Presentación

  • : El blog de lasevillanuestra.over-blog.es
  • El blog de lasevillanuestra.over-blog.es
  • : Esta es la ventana a la que me asomo cada día. Este es el alfeizar donde me apoyo para ver la ciudad, para disfrutarla, para sentirla, para amarla. Este es mi mirador desde el que pongo mi voz para destacar mis opiniones sobre los problemas de esta Sevilla nuestra
  • Contacto