Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
19 diciembre 2012 3 19 /12 /diciembre /2012 16:15

           mapping-ayuntamiento-sevilla-2012-1-605x338.jpg Lo que cambian los tiempos. A esta Sevilla nuestra no le queda ya ni siquiera el derecho al pataleo de la nostalgia. Intentan suplementarnos los recuerdos con innovadores acontecimientos. Nos van sustrayendo las cosas más esenciales de la manera más deplorable y siempre con la premiosa banalidad que esconden los pronunciamientos sobre la aplicación de la modernidad, que quedan reducidos a una cateta expresión con la anuencia adormecida de la ciudadanía, la adecuación de los tiempos a las costumbres, lo que nos sume  en el gran error de considerar que para la implantación de nuevos vínculo arquitectónicos hay que destruir lo anterior y superponer monstruosidades como las famosas setas, un pozo negro donde se vierten los escasos fondos de la comunidad mientras se dejan caer monumento de gran interés, cítese Santa Catalina o la fábrica de Artillería de San Bernardo.

            La grandiosidad de las propuestas de ocio, del ayuntamiento de la ciudad, se contrapone con la escasez y la precariedad que asola a muchísimos sevillano, una situación más que preocupante y que está arrinconando a muchas familias en los umbrales de la pobreza. Somos muchos los que estamos recomponiendo nuestras vidas con mucho esfuerzo, pasando alguna que otra calamidad. Las autoridades nos piden austeridad, nos solicitan esta colaboración para intentar restituir la normalidad en el orden económico. Pero hay piezas en este puzle que no encajan. Estas llamadas a la sobriedad no se corresponden con los hechos pues quienes manifiestan estas y sugieren estas propuestas no las llevan a la práctica. Siguen formalizando espectáculos que nos cuestan una fortuna y las contraprestaciones no se corresponden con las expectativas. Atraer al centro de la ciudad a los sevillanos, con distracciones para el ocio como el celebrado mapping, que se proyecta sobre la fachada del ayuntamiento, en dos sesiones como en los viejos cines de barrio, y que tiene unos efectos especiales tan sorprendentes, no tiene la repercusión que debiera producir. Los comercios y los bares siguen sumidos en la bajada de las ventas, salvo las excepciones de siempre, y la muchedumbre pasea de un lado hacia otro con las manos en los bolsillos o asiendo a sus hijos mientras que les muestran los escaparates. ¿Quedan todavía escaparates de comercios tradicionales? ¿Quedan todavía esos espacios repletos de ilusiones, de cestas majestuosas colmadas de manjares envueltos en papel de celofán y atractivos colorines? El mapping, una obra multimedia de inmensa calidad, eso nadie lo puede negar, donde incluso se simula una nevada sobre la plaza de San Francisco, bien pudiera haberse obviado y dedicar los esfuerzos económicos que se le han destinado, a fomentar y promocionar los pocos comercios tradicionales que se mantienen en la ciudad.

            En los tiempos que corren, que servirán para recuperar el verdadero nivel de vida que nos corresponde, que nos situará en la tierra, tras la vertiginosa y fraudulenta ascensión que potenciaban y pregonaban los filibusteros que teníamos en la clase política, asociada a la banca para no perder el poder que les otorgaban con nuestros dineros, mejor hubiera sido poner la imaginación a funcionar, reducir costes para no tener que incrementar los impuestos a esos establecimientos que están abocados a la desaparición en favor de los grandes centros comerciales, a los que sí habría gravar con tributos conforme a sus ganancias. No es de recibo que un quiosco de prensa, con su volumen de ventas disminuyendo progresiva y proporcionalmente, tenga asignados los mismos valores impositivos que el Corte Inglés, porque los baremos que se utilizan son idénticos en relación a la zona donde desarrollan la actividad y no a los beneficios que se obtienen de la misma.

            Habrá que seguir abrigándose bien, ajustarse la bufanda al cuello y proponerse pasar las horas paseando por esas zonas comerciales que, de momento y no quiero dar ideas, siguen siendo gratuitos. Estaremos reconsiderando nuestra posición, reordenando nuestra condición. Volvemos a la añoranza por la posesión de bienes que, hasta hace unos años, eran comunes en las mesas y las casas y que con esta nueva situación están pasando a ser considerados como artículos de lujo. Voy a ver si cojo sitio en la plaza de San Francisco para ver como nieva sobre ella. A ver si se nos enfrían los excesos que nos están esclavizando en la actualidad.

Compartir este post

Repost 0
Published by Antonio García Rodríguez
Comenta este artículo

Comentarios

Presentación

  • : El blog de lasevillanuestra.over-blog.es
  • El blog de lasevillanuestra.over-blog.es
  • : Esta es la ventana a la que me asomo cada día. Este es el alfeizar donde me apoyo para ver la ciudad, para disfrutarla, para sentirla, para amarla. Este es mi mirador desde el que pongo mi voz para destacar mis opiniones sobre los problemas de esta Sevilla nuestra
  • Contacto