Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
27 mayo 2013 1 27 /05 /mayo /2013 09:37

            
Dios-esta-aqui-copia-1.jpgRecorrer las calle, salir al encuentro del necesitado, ir a la casa del enfermo, auxiliar a los que sufren, acompañar a los que padecen el peor de los males del siglo XXI, la soledad. Allí estaba. Con el mismo esplendor que le hace benefactor y beneficiado. Concurriendo siempre a la cita, por muy peligrosa que ésta sea. Allí estaba Cristo. Siempre pendiente del hermano. Descalzo y desnudo, con las mejores prendas, revestido de la magnificencia que requiere su ascendencia divina, se nos aparece en la trémula mañana del domingo víspera del Corpus recorriendo las calles de las feligresías, mostrándose y santificando con su presencia las esquinas, resolviendo las dudas de quienes padecen la desconfianza de una situación anómala y desconocida, que hemos propiciado los hombres con la intolerancia y la prepotencia.

            Hace veintiún siglos que Jesús camina por el sendero de la bondad y la beneficencia. Sin importarle la raza, ni la condición, ni la excelencia o la mediocridad. Dos mil años recorriendo la conciencia de los hombres, abonando el corazón con la alegría de la redención.

            Niños carráncanos que anuncian, con la destemplanza de una campana, que se acerca. El sol dorando las insignias que nos muestran la complacencia del hombre a Dios, el servicio sin límites para propagar su Divinidad. Dios está aquí, presente para cumplir con la Palabra, para surtir del amor a los que necesitan y se ven impedidos por la enfermedad. Dios entre nosotros para recordarnos que hay esperanza, que es posible una vida llena plena de alegría, sin la destemplanza de la ambigüedad en las razones para afecto al semejante, para el servicio al necesitado.

            La grandeza de la comitiva, pequeña pero excelsa, desplazándose por los lugares por donde no pasa ninguna cofradía, por donde Su presencia es más necesaria. Feligreses asomados a los balcones y desplegando sonrisas como mejor balduque. Ojos atónitos que expresan la satisfacción por la visita del Todopoderoso, que precinta el alma con su bondad y anega los corazones de esperanza. Una riada de ilusiones que posibilitan y certifican que la salvación tiene Cuerpo y Forma.

            Es la música severa y enfatizada por la suntuosidad de los armonios cuando se eleva y proclama la presencia sustancial de Dios traspasa los límites del tabernáculo, de himnos solemnes que proclaman la magnificencia de la Eucaristía, la que envuelve la claridad de estos días, la que sugiere la sonrisa de niños nimbados por la constatación de haber recibido por vez primera a Cristo, por sentir la explosión vital de revivir la primera comunión, por tener la primera constancia de que lo bueno es el camino para conducta ideal, que la maldad es negritud que esclaviza y detiene el progreso del hombre, que no hay nada más hermoso, sencillo y sincero que la del beneficio del mensaje de Cristo.

            Dios está aquí, parece proclamar el voltear jubiloso de las campanas, invocando la sonoridad musical del himno eucarístico, como si recordáramos las tardes de junio pantalón corto y helado napolitano, nata y chocolate enturbiando el paladar, mientras ascendía el aroma a la juncia, al romero desplegado en las calles para mejor y mayor gloria de Dios Nuestro Señor, que incita el tañer voluptuoso de las oraciones que se inician en cuanto se asoma y presiente la luz que promulga el palio, la sobriedad de un silencio recorriendo el universo de un zaguán mientras se hace realidad el mejor de los sueños.

            Ayer se refutó, en la collación de San Gil, toda esta grandeza que se nos vierte gratuitamente, toda esta benevolencia que se nos entrega sin que se nos pida nada más que amor y entrega al semejante. Ayer Jesús, recorrió las calles de la Macarena, de rancia y tradicional, de la que aún guarda el aroma de la colonia recién vertida, de los zapatos de charol y las rebequitas para que el rocío de la mañana no caiga sobre hombros desnudos o coarten las primeros repelucos, ni nos coarten de recibir a Dios en el corazón que ha salido a nuestro encuentro.

Compartir este post

Repost 0
Published by Antonio García Rodríguez
Comenta este artículo

Comentarios

Presentación

  • : El blog de lasevillanuestra.over-blog.es
  • El blog de lasevillanuestra.over-blog.es
  • : Esta es la ventana a la que me asomo cada día. Este es el alfeizar donde me apoyo para ver la ciudad, para disfrutarla, para sentirla, para amarla. Este es mi mirador desde el que pongo mi voz para destacar mis opiniones sobre los problemas de esta Sevilla nuestra
  • Contacto